Objetivo: Educar a los niños y niñas de las instituciones educativas urbanas y rurales, hogares comunitarios y organismos de participación comunitaria sobre trastornos alimentarios y hábitos de vida saludables.

Población objeto: Niños, niñas, jóvenes y adulto mayor.

Aspectos positivos: Se da a entender todos los hábitos de vida correctos que nos ayudan a llevar una vida más sana más tranquila y más llevadera, lograr generar un impacto en cuanto una alimentación sana y equilibrada, fomentar al máximo la actividad física.